sábado, 22 de diciembre de 2018

DECLARACIÓN DEL INSTITUTO DE FILOSOFÍA PRÁCTICA ACERCA DE NUEVAS FORMAS DE (IN) JUSTICIA



Sì, vendetta, tremenda vendetta
di quest’anima è solo desio”.
  1. Verdi – F. Piave, Rigoletto, Acto Segundo

I.-
El texto elegido como epígrafe nos lleva al final del segundo acto de la ópera Rigoletto. El dúo entre el bufón deforme y Gilda, breve pero muy intenso desde el primer compás, sacude las fibras de la sensibilidad más curtida. Tal la fuerza expresiva de la ira y del deseo de venganza que dimana de ese padre ante el ultraje hecho a su hija.

Desde la más remota antigüedad el deseo de venganza ha atormentado a los hombres, impregnando su historia y también diversas expresiones del arte con hechos reales o míticos. En Grecia tenía sus propias diosas: las Furias, también llamadas Erinias o Euménides. Pero si bien ellas perseguían y castigaban con ferocidad a los autores de crímenes, igualmente producían horror en toda clase de hombres, que las representaban como fuerzas oscuras, incapaces de sentir piedad o cualquier otro sentimiento noble. Y por eso muchas veces causantes de la ruina propia de los que buscaban venganza o de la destrucción de sus ciudades.
Para el pensamiento cínico la venganza es una forma de justicia. Pero por muchas razones esto no es así, sino más bien lo contrario, ya que la venganza no solamente carece de proporciones, sino que busca más satisfacer el dolor –cuando no la rabia- del ofendido (lo que casi siempre se revela imposible), que aplicar un justo castigo al ofensor.
Por eso es posible afirmar que la tarea de Diké, entre otras, es la de apaciguar a las Furias. Ella sabe bien de qué magnitud pueden llegar a ser las tragedias cuando los hombres la abandonan para dejarse llevar por las Erinias. Al fin y al cabo, la pasión vengativa del bufón Rigoletto lo guiará hacia ese final no querido ni buscado, sosteniendo en sus brazos el cuerpo sin vida de su hija.

II.-
Leyes tan absurdas como inicuas y la falta de justicia –mejor dicho, la sucesión de injusticias cometidas en la Argentina durante décadas- hizo que las Furias se desataran sobre nuestra patria. Diversas causas y factores conspiraron para que fuera así, pero su señalización no es el propósito de esta Declaración. Sin embargo, es necesario decir que la cuota mayor de responsabilidad la tuvo y la tiene la llamada clase política, cuya vileza es tan grande y manifiesta como su ineptitud. Pese a ello, jamás se ha escuchado de alguno de sus integrantes un mínimo reconocimiento de sus felonías, que han llevado a la nación al anonadamiento en que se encuentra al cabo de treinta y cinco años de haberla gobernado (y saqueado) a su antojo.
Ahora bien, para prevenir o remediar la falta de justicia, las comunidades políticas se dan leyes fundadas en principios permanentes e instituciones con la facultad de aplicarlas y hacerlas cumplir cuando son desobedecidas. Con todas las fallas e inconvenientes que pueden resultar del obrar humano, las comunidades políticas procuran establecer sobre esos paradigmas el recto orden social, sin el cual corren el riesgo de disolución.
Como enseña Aristóteles, el principio de cualquier ordenación –también el de la política- es la noción de fin, que tiene cierta razón de bien. Los hombres que cumplen la función de gobernar pueden discrepar acerca del fin que persiguen y, sobre todo, sobre los medios para alcanzarlo. Sin embargo, ninguno se atrevería a decir que el fin que se propone tiene razón de mal; por ejemplo, conseguir su bien particular, con desmedro del bien común político.
De hecho, sin embargo, eso fue lo que ocurrió en la Argentina, en especial a partir de la presidencia de Néstor Kirchner, quien puso el ya devaluado orden jurídico de los restos de república que teníamos, en las manos de quienes le garantizaron una gobernabilidad que no tenía. El resultado fue la entronización en el país, entre muchas otras calamidades, de un vasto programa de disolución moral y cultural, que incluyó, tras un golpe de estado que destituyó a la mayor parte de los jueces de la Corte Suprema, el sometimiento político y jurídico del Estado a los burócratas mundiales del derecho-humanismo y la persecución de los hombres de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, conducidos como maleantes a tribunales integrados por jueces prevaricadores, corruptos o simplemente cobardes (ver nuestra declaración “El legado de un perverso”, en Doce años de declaraciones que no necesitan aclaraciones, Infip, Buenos Aires, 2017, págs. 123 a 128).
III.-
Nuestro Instituto se ha ocupado con anterioridad de esta derrota nacional, denunciando el mal profundo causado a la patria, incluso cuando muy pocos se atrevían a hacerlo (ver la declaraciones “Justicia o venganza” del 30/12/2008, “La impunidad y la crueldad” del 6/9/2011), “Acerca de los últimos” del 15/12/2015), en el libro citado págs. 64/67, 134/138, 273/276 respectivamente e incluso la carta personal de Bernardino Montejano respecto a la postrera del 21/12/2015, que muestra un vivo diálogo con un “garantista” incoherente (págs. 277/280).
Ha sido expuesta, en efecto, la extinción del Derecho, víctima de un activismo judicial que, desde la Corte hasta los más ínfimos tribunales penales, sustituyó los principios más básicos del orden jurídico por otros fundados en la ideología de los derechos humanos, (denunciada en nuestra declaración “Un pueblo equivocado y un país sin ley” del 16/2/2010 págs. 89/95) en el libro citado), la sed de venganza o una supuesta voluntad popular exteriorizada a través de los medios masivos de comunicación, tan perversos, falsarios y sumisos como aquellos jueces.
Se asistió también a la farsa de los juicios que fueron llamados de lesa humanidad, la complicidad de los jueces con los querellantes, la falsificación de actuaciones y de pruebas, la conculcación del derecho de defensa. Hasta llegar a que algunos de los jueces que han juzgado y condenado a militares, policías y gendarmes, habían sido miembros o simpatizantes de las bandas terroristas que bañaron en sangre a la Argentina. Y todo ello mientras se concedía impunidad y se indemnizaba a esos criminales, mientras se ninguneaba a las víctimas de sus crímenes.
Se sumó a ello la falsificación de nuestra historia y su reemplazo por una “memoria histórica”, invento totalitario de la izquierda mundialista, que deja la tarea de interpretar los hechos históricos a los políticos e ideólogos desde el Estado. Así se fomenta el odio para que lo ejerzan las jóvenes generaciones, convenientemente preparadas para que no conozcan nada más allá del adoctrinamiento ideológico recibido en las escuelas.
Pese a todo esto, se pudo pensar que el cambio de gobierno producido tres años atrás, cuyo jefe prometió acabar con “el curro de los derechos humanos”, podría significar también un giro en dirección de la justicia vencida por la venganza. Contribuía a ello la aparición -tímida al comienzo, más audaz después- de voces disidentes, que habían sido favorables a los juicios, pero que por ser honestas no pudieron continuar simulando los escándalos y desmesuras que los acompañaban.
La aplicación de la ley 24.390, conocida como la “ley del 2×1”, a los enjuiciados por los llamados delitos de lesa humanidad, no fue ni por asomo la reparación del tremendo daño causado a las personas y a las instituciones, y mucho menos el restablecimiento de la justicia sistemáticamente ultrajada. Pero por lo menos implicaba para muchos hombres la terminación de una prisión gravemente injusta y también ilegal. Para muchos otros llegaría tarde, porque habían muerto a causa del envejecimiento prematuro provocado y las torturas físicas y morales causadas en las cárceles. Por eso, el fallo de los jueces Rosenkrantz, Rosatti y Highton de Nolasco, que se impuso sobre los recalcitrantes Lorenzetti y Maqueda, se vio como que podía ser el inicio de un intento de reencausar a los argentinos en la senda de la concordia.
Pero no fue así. Las Furias movilizaron el odio, que arrastró a algunos miles a la Plaza de Mayo. Atemorizaron a la clase política, incluida la parte del gobierno de Macri, que entre gallos y medianoche sancionó casi por unanimidad una ley inconstitucional, número 27.362, consagrando la retroactividad en materia penal y la inaplicabilidad de la ley penal más benigna, lo que nos puso a la cabeza de los países más incivilizados del mundo. El diario La Nación, en su edición del 26/11/2018, publicó un editorial donde entre otros términos decía: “Hubo escraches y amenazas a los jueces de la Corte y una intensa actividad intimidatoria que movilizó a la obtención de mayorías en las dos cámaras del Congreso de la Nación para la sanción de una ‘ley aclaratoria’. Se configuró así un menoscabo a la independencia del Poder Judicial, que alteró los principios y garantías establecidos en nuestra Constitución.”
La cuestión volvió entonces a la Corte y el resto es sabido, porque es bien reciente. También allí, las Erinias hicieron lo que saben hacer. Los jueces Rosatti y Highton de Nolasco cambiaron el voto emitido pocos meses atrás por otro diametralmente opuesto, dejando aislado al juez Rosenkrantz. Un giro de 180 grados, como se suele decir.
Y ¿Por qué lo hicieron?
El contenido de los votos de Rosatti y Highton de Nolasco no da respuesta a esos interrogantes. Es tal la orfandad de sus argumentos que la crítica de los juristas serios ha sido completa y definitiva. Tan solo unos pocos divulgadores, cuyo fanatismo ideológico los traiciona, han hecho modestos esfuerzos para justificar lo injustificable.
Hace pocas horas hemos leído con sorpresa un artículo de esos, donde su autor dice que para entender el derecho “no basta con escuchar lo que dicen los tribunales”, por lo que propone inaugurar una suerte de “diálogo constitucional (que) refiere a una tarea que trasciende el Poder Judicial”, “una conversación constitucional extendida, que involucra a toda la ciudadanía […].”
IV.-
Frente a semejantes dislates y al peligro que conllevan, el ambiente precisa ser refrescado. Ahora un par de citas saludables:
Una, la de Robert Jackson, un fiscal de los Estados Unidos:“No se debe poner a ninguna persona en juicio si uno no está decidido a dejarla en libertad si no se prueba su culpabilidad.”
“Si uno está dispuesto a ejecutar a esa persona en cualquier caso no debiera organizarse ningún proceso penal, porque el mundo no respeta a aquellos tribunales que han sido simplemente organizados para condenar.”
El problema es grave: si el gobierno es superior al derecho, este último no impera sino de palabra. Y donde no hay derecho, no hay posibilidad de garantizar ni el Orden, ni la Verdad, ni la Justicia.”
Y avala el jurista alemán Hassemer:“Una cultura jurídica se prueba a sí misma a partir de aquellos principios cuya lesión nunca permitirá, aun cuando esa lesión prometa la mayor de las ganancias.”
V.-
Sin embargo, no debemos perder la esperanza, porque tal vez en esta patria argentina algún día se acaben la impunidad y la crueldad. Las buenas señales ya no tenemos que buscarlas en Europa oriental, en Polonia, en Hungría, o en Italia, sino que aparecen muy vecinas y un caso paradigmático lo tenemos en el terrorista italiano Césare Battisti. Integrante del grupo Proletarios Armados por el Comunismo, un brazo de las Brigadas Rojas, condenado en ausencia en 1993 a prisión perpetua por varios asesinatos. Fugitivo de la justicia de su patria, acabo en Brasil, donde la Corte Suprema en fallo no vinculante autorizó su extradición en el año 2000. Lula da Silvia rechazó la sentencia y su sucesora lo protegió. Con los nuevos aires que soplan allí el presidente Temer ordenó la deportación del terrorista y hoy es buscado por la Policía para detenerlo en un gran operativo. Salvini, el nuevo “hombre fuerte” del gobierno italiano se dirigió al presidente electo de Brasil: Battisti “es un condenado a cadena perpetua que está disfrutando la vida en las playas de Brasil en la cara de las víctimas”, a lo cual Bolsonaro no tardó en responder: “Que todo sea normalizado brevemente en el caso de este terrorista asesino defendido por compañeros brasileros con las mismas ideas. ¡Cuente con nosotros!” (La Nación, 18/12/2018).
¡Ojalá escucháramos este lenguaje en esa medusa (agua mala) que nos gobierna, que traicionó sus promesas electorales y que solo busca continuar promoviendo nuestros males comunes!
Buenos Aires, diciembre 20 de 2018

Juan Vergara del Carril                                     Bernardino Montejano                                                                                           Secretario                                                         Presidente

domingo, 9 de diciembre de 2018

miércoles, 5 de diciembre de 2018

http://www.infocatolica.com/blog/caritas.php/1812050421-232-educacion-catolica-es-amo#more37071

(232) "Educación católica es amor a la Verdad" -Entrevista al rector del Colegio Calasanz de Buenos Aires-

CalasanzPresentamos hoy una breve entrevista al P. Ernesto E. Hermann Sch.P., Representante Legal delColegio Calasanz de Bs.As., el cual hace unas semanas fue blanco de laindignación de la progresía reinante (ver aquíaquí) por haber implementado un muy claro acuerdo para ser firmado por los padres al renovar la matrícula, en cuyo último párrafo deberían declarar
“Acepto y comparto la posición de defensa del derecho a la vida desde la concepción y garantizo la formación sexual integral desde el planteo antropológico católico acorde al Ideario y Proyecto Escolapio de Educación en el Amor, la Vida, la Afectividad y la Sexualidad. Las asignaturas de opción institucional aunque no sean oficiales las aceptamos como obligatorias bajo idénticas condiciones….”
En virtud de tal acuerdo, los padres pueden estar ciertos de que en la Institución no se les impartirán los contenidos de la Ley de Ed. Sexual que se hallen en contra de sus principios, y recíprocamente, las familias no podrían pretender del Colegio un desvío de los mismos.
Creemos que frente a la cobardía de muchos colegios presuntamente católicos en uno de los peores momentos que atraviesa la educación de nuestros jóvenes, saber que aún quedan instituciones fieles a su identidad, representa un gran consuelo y estímulo para muchas familias.  Por otra parte, sirve de acicate testimonial a muchos que todavía siguen dando vueltas analizando cómo disfrazar mejor la Verdad para que pueda ser tolerada bajo el imperio de la mentira. Es decir, rebajándola como si fuese una sierva, en vez de señora y soberana, por la cual -sólo en ella- somos libres.
IC.- P. Ernesto, hace un par de semanas se alentó una campaña mediática -encendida sobre todo por sectores de izquierda- tendiente a desacreditar al Colegio debido al malestar de ciertos padres ante una medida que -a nuestro juicio- es coherente con el ideario y proceder de una institución que se define como católica. ¿Podría sintetizarnos cómo se generaron estos hechos?
P.E.H. - Como bien dicen, fue un ataque mediático lo que sufrimos como Colegio.
La principal causa del ataque fue porque somos católicos. En segundo lugar por defender esta identidad católica y la vida de los niños que se educan en nuestro Colegio.
IC – Qué rol juegan las familias dentro de la comunidad educativa católica? En el caso del Calasanz, hay una comunión real de objetivos, teniendo en cuenta la vulnerabilidad de aquellas ante la ofensiva cultural y mediática?
P.E.H. - Las familias se están despertando de la anestesia que les inocula esta sociedad pagana. En este ataque han comenzado a tener un rol más protagónico y activo en la defensa en sus derechos como familia católica. También vemos el fruto de la predicación que se está haciendo acerca de la defensa de la vida y de la integridad de la educación.
IC- Cuál es el estado actual de los colegios católicos argentinos ante la Ley de Educación Sexual (ESI) vigente? ¿Hay manera de conciliar sus contenidos con los principios fundamentales de una antropología cristiana?
P.E.H. - Es imposible conciliar los contenidos de la propuesta del gobierno con nuestra antropología cristiana. Es un ataque a la humanidad lo que se quiere perpetrar.. Hay que defender a capa y espada la libertad de enseñanza consagrada por la Constitución Nacional.
IC- Hace pocos días numerosos padres de familia presentaron una Carta al Presidente de la Nación pidiendo se respete el derecho natural de educar a los hijos preservando su inocencia y dignidad, a lo que se les respondió que “El conjunto de contenidos curriculares que se enseñan en la Escuela no están sujetos a la deliberación de las familias, y lo mismo ocurre con los lineamientos curriculares de la ESI (Educación sexual integral)”.  ¿Qué perspectivas y riesgos hay para el futuro incolegiomediato, si se sigue intentando una imposición cada vez más totalitaria de la ideología de género en educación? ¿Cuál es la doctrina de la Iglesia ante una ley injusta?
P.E.H. - Si la ley es injusta, solo queda por amor a la Verdad, la desobediencia civil.
IC- ¿En este momento cultural que atravesamos, cuál es el mayor peligro para los adolescentes? ¿cómo ha de responder el colegio católico tanto desde lo institucional, y académico, como en lo catequístico y litúrgico?
P.E.H. - La defensa de los niños y adolescentes que debe hacer la Iglesia, es volver a un curriculum que tenga en cuenta el Evangelio y la cultura clásica, los Padres de la Iglesia, y sin dudar hay que tener en cuenta la gran cultura católica de la Argentina.
La educación desde la ideología es la muerte. El mayor peligro para los adolescentes de hoy es la falta de cultivo de la inteligencia, entendiendo por inteligencia lo que dicen los clásicos: intus legere, que es leer desde dentro, desde la realidad de las cosas.
IC- Teniendo en cuenta que -salvo matices- la situación educativa va siendo muy semejante en las naciones hispanoamericanas, ¿qué consejo daría a las familias e instituciones religiosas para irradiar su testimonio de fe?
P.E.H. - Ser fieles a la fe; siendo fieles a la fe vamos a ser fieles al hombre y a su finalidad sobre esta tierra que es la salvación.
Nuestro fundador San José de Calasanz nos fundó para salvar a los niños de la ignorancia y de la esclavitud del pecado. Por analogía se puede decir de toda las familias y de toda la Iglesia.

Mª Virginia Olivera de Gristelli

lunes, 26 de noviembre de 2018

Delenda est Carthago: Tratado sobre la oración (1492)

Delenda est Carthago: Tratado sobre la oración (1492): Extractos de la obra: Fray Gerónimo Savonarola, O. P.; Tratado en defensa y recomendación de la oración mental y otros escritos espiritua...

jueves, 22 de noviembre de 2018

Fuga saeculi II

Fuga saeculi II: [Aclaración previa: yo no estoy proponiendo que todos los católicos tradicionales deban "retirarse" entendiendo por tal que deban irse a ...

miércoles, 21 de noviembre de 2018

DECLARACIÓN DEL INSTITUTO DE FILOSOFÍA PRÁCTICA: OTRA VEZ, LA PERVERSIDAD EN EL PODER


“Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano todo tu cuerpo estará luminoso. Pero si tu ojo está enfermo, todo tu cuerpo estará a oscuras”
Evangelio, Mateo, 6, 21/23 
I.-
Esta declaración reconoce sus antecedentes en tres anteriores: Acerca de tres modos de gobernar, El legado de un perverso y Acerca del sitio web Chau Tabú, que aparecen en el libro Doce años de declaraciones que no necesitan aclaraciones, publicado por el INFIP, págs. 96 y ss., 123 y ss. y 209 y ss. que se encuentra en venta en nuestra secretaría. A ellas se les agrega el fresco de Lorenzetti, “el bueno”, al decir de nuestro distinguido consocio Luis María Bandieri, que se encuentra en el Palacio Municipal de Siena.
II.-
En la primera, al referirnos a la filosofía clásica, recordábamos que no dudaba en calificar de corruptos a los regímenes desviados que “intentaran pervertir a los ciudadanos”.
Allí, al referirnos a la influencia del poder público sobre los particulares, señalábamos que existen tres posibilidades: inducirlos en forma inteligente a la vida virtuosa, ser indiferente ante el bien y el mal o inducir, favorecer, promover el mal, que es lo que hacía con entusiasmo el gobierno de Mauricio Macri en la C. A. B. A., en ese tiempo, lo cual se acreditaba con varios ejemplos.
III.-
En la segunda, al referirnos al legado de Néstor Kirchner, aparecían entre otros logros: la discordia, el sodomonio, la corrupción moral y cultural, la economía “al revés”, la inseguridad galopante y la droga instalada, la Argentina en estado de indefensión. Todo esto goza de buena salud con el continuismo macrista.
IV.-
En la tercera, al referirnos al portal “Chau, tabú”, destinado a corromper a los adolescentes, elaborado por especialistas en educación y en salud, cuyos contenidos fueron revisados por la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) presentado públicamente por María Eugenia Vidal, con el aval expreso de Macri, con la actuación de la banda Agapornis. En ella aparecía su principal promotora con un título, no heredado, sino ganado como gestora de tanta maldad moral: “Marquesa de Sade”.
V.-
En nuestros días, la campaña que trata de inducir al mal, al pecado y al vicio se reitera todos los días, sin prisa y sin pausa, auspiciada por el actual presidente y varios gobernadores, con infidelidad, abuso, prepotencia, pertinacia.
Así, en el programa de Macri no figuraba que promovería la fornicación, regalando preservativos, como aparece en avisos de media página publicados por la presidencia en el matutino La Nación, todo eso con nuestros impuestos, usados con la prepotencia que otorga un poder sin honor.
Tampoco figuraba que endeudaría al país con el BID hasta U$S 200.000.000 para promover el género, que no es precisamente un pedazo de tela, sino una teoría errónea, contraria a la biología y a la moral B.O. 8/11/18 y para financiar el aquelarre de un Encuentro de mujeres.
VI.-
Sin embargo, todo esto busca confundir, embarullar las cabezas, apagar las luces de la razón y de la revelación, capturar o retener a tantos imbéciles, que repetirán “lo anterior era peor”, sin advertir que la continuidad es absoluta en el plano moral y relativa en el plano económico, lo cual no garantiza que sea mejor ni mucho menos, pues estamos cada vez más pobres, más endeudados, más saqueados, más confundidos, más inseguros.
VII.-
En el matutito La Prensa del 11 del corriente con el título “Contra la agenda global de Cambiemos”, aparece una nota crítica del arzobispo emérito de La Plata, monseñor Héctor Aguer contra la “agenda globalista del gobierno”, al referirse a un libro que circula en la Provincia de Buenos Aires titulado “Niñez en construcción”.
Se refiere a las teorías de los “constructivistas” quienes “suponen que el niño es una construcción”; “para ellos el niño no es el niño con toda su espontaneidad e ingenuidad”, “no son nenes y nenas”. “El gobierno va a reemplazar a la familia y a la escuela”.
“Esta gente va a tener que dar a cuenta a Dios y a la historia nacional”. Hasta aquí todo muy bien.
Pero después viene lo increíble, que muestra la confusión del prelado: “Lo siento mucho, porque aquí quien encabeza la lista es la señora gobernadora María Eugenia Vidal, por la cual siento un especial respeto, valoración y simpatía, pero acá está en complicidad con este cuadernillo de la señora Daniela Reich”.
¡Respeto, valoración y simpatía! ¡No monseñor! Vidal no es cómplice, es la principal responsable de burlarse de las Sagradas Escrituras, la cual, en su primer libro, el Génesis relata: “Creó Dios a imagen suya al ser humano… macho y hembra los creó” (I, 27,) versión Biblia de Jerusalén.
¡Respeto, valoración y simpatía! Por la promotora del portal Chau Tabú, para satisfacer “derechos” a una “información científica sobre la sexualidad y a una educación laica sin prejuicios”, que destruye a los adolescentes.
¡Respeto, valoración y simpatía! por quien promulgó la ley irracional e injusta que determinó que el número de desaparecidos en la Provincia que desgobierna fue de 30.000 entre el 24 de marzo de 1976 y el 9 de diciembre de 1983; ni un día más, ni uno menos (ver nuestra declaración “La bruja Heidi, se disfraza de hada o como inmolarse por lo políticamente correcto”, en el libro de nuestras declaraciones, citado, p.303).
VIII.-
No tenemos el menor respeto ni simpatía por el ingeniero Mauricio Macri que destruye un poco más este país cada día, quien bailó en el balcón de la Casa Rosada al asumir y que, en su Facebook, muestra a sus más de cuatro millones de seguidores, su visita a un sodomonio de dos mujeres, que adoptó a una chica hace seis años, “agenda progresista” (Pablo Sirvén, “La imagen de un presidente”, La Nación, 11/11/2018).
Detestamos su mentalidad geométrica, su materialismo, su economicismo, su despreocupación por las “cosas del alma”, que debe tener, según Platón, todo buen gobernante.
Nuestra valoración es negativa y esta repulsa abarca también a la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, la “Marquesa de Sade”. Nuestro respeto, valoración y simpatía, en cambio, hacia todas las víctimas de semejantes personas, a todos los que soportan, con buenas dosis de estoicismo, al poder sin honor que hoy nos agobia.
Buenos Aires, noviembre 13 de 2018.
Juan Vergara del Carril                                   Bernardino Montejano
Secretario                                                       Presidente

martes, 20 de noviembre de 2018

Fuga saeculi I

Fuga saeculi I: La semana pasada, el post El odio    recibió algunas críticas habituales: se trata -decían- de la reacción de algunos melancólicos que veía...

domingo, 11 de noviembre de 2018

http://catapulta.com.ar/


FALSA ANTINOMIA (Ideología de género-Perspectiva de género)


Tres Comisiones Episcopales(Laicos y Familia-Catequesis-Pastoral de la Salud) dijeron esto:
“… rechazamos la ‘ideología de género’, pero no podemos negar que la perspectiva de género es una categoría útil para analizar la realidad”.
Una verdadera burrada por cierto porque ¿en qué se diferencia “la perspectiva” de “la ideología”? Da la impresión de que ni siquiera han estudiado Lógica en el seminario, porque pasan por alto el principio de no contradicción.
Tarea penosa fue leer el texto completo de la declaración y más penoso comprobar el deseo de quedar bien con Dios y con el diablo (si es que los obispos siguen creyendo que el demonio y el infierno existen).
La manía dialoguista-fruto del Vaticano II-ha corrompido a la Iglesia, privándola del espíritu de combate y del ansia por la conversión y salvación de las almas. ¿Cuántas pobres ovejas habrán perdido estos pastores extraviados?
(En la foto, monseñor Pedro Laxague, presidente de la Comisión de Laicos y Familia)
Nota catapúltica
Un buen ejemplo del virus dialoguista es el comunicado de la Comisión de Laicos y Familia en ocasión del debate sobre el aborto, que en dos de sus párrafos dicen:
Es necesario un diálogo sereno y reflexivo para responder a estas situaciones. Vivir el debate como una batalla ideológica nos aleja de la vida de las personas concretas. Si sólo buscamos imponer la propia idea o interés y acallar otras voces, seguimos reproduciendo violencia en el tejido de nuestra sociedad.
Queremos agradecer a todas las personas que, con auténtico respeto hacia el otro, han expresado sus ideas y convicciones aunque hayan sido distintas a las nuestras.http://www.episcopado.org/contenidos.php?id=1728&tipo=unica
¿“Diálogo sincero  y reflexivo” “ agradecimiento y respeto” con los aspirantes a genocidas?
¿Por qué no se van a la mismísima mierda?